Corral de la Punta - La Casa Bosque
Hemos señalado en otras ocasiones la importancia que tenían los corrales para las formas de vida el campesinado anteriores a la modernización agropecuaria del siglo XX, y cómo podemos encontrar todavía vestigios tanto en el monte, como dentro del medio urbano.
18453
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-18453,theme-bridge,qode-listing-1.0,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 
Categoría
Patrimonio popular rural
NOMBRE

 

Corral de la Punta

 

DESCRIPCIÓN

 

Hemos señalado en otras ocasiones la importancia que tenían los corrales para las formas de vida el campesinado anteriores a la modernización agropecuaria del siglo XX, y cómo podemos encontrar todavía vestigios tanto en el monte, como dentro del medio urbano. En este caso nos encontramos ante otro magnífico ejemplo de corral o paridera ligado a la explotación ganadera, también situado en el término de Zaforas, aunque de menor calidad técnica del otro corral que se conserva en esta zona y del que hablamos en otra ocasión. Aun así, sus grandes dimensiones nos hacen pensar en la gran cantidad de cabezas de ganado que podía albergar este corral. En cuanto a sus características constructivas, nos encontramos ante un edificio de planta rectangular, adaptado totalmente a la ladera sobre la que se levanta. Según apunta Félix A. Rivas en un estudio sobre los corrales en Monzón, el motivo de que estas construcciones se realizaban habitualmente en una zona inclinada, era bien para facilitar que las corrientes de agua no se detuvieran en los corrales, o bien para aprovechar corrientes de aire que pudieran refrescar al ganado en épocas de calor. Por otro lado, como también es habitual, el corral se encuentra dividido interiormente en varios compartimentos comunicados por una serie de arcos de medio punto realizados con piedra sillar. Esta división se articula a partir de dos grandes zonas diferenciadas; la paridera, cubierto o cuadra, es decir, la zona del corral recubierta, y de la que todavía quedan restos de los rollizos y del tejado a una vertiente de teja árabe; y el raso o descubierto, es decir, el terreno al aire libre. Todas las paredes y muros del corral están realizados con mampostería de piedra caliza, como es habitual en toda la arquitectura popular. Es destacable asimismo la fachada principal de acceso al corral, donde podemos ver que existen dos alturas, una con dos puertas de entrada que comunica con una escalera de losas de piedra que da acceso al interior del corral, y otra a ras de suelo, en la que se abren dos amplios vanos para el paso del ganado, con jambas de sillería y un dintel de madera.

 

LOCALIZACIÓN

 

Zaforas

 

FUENTES

 

Archivo personal de Amadeo Barceló

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies