Cruz Blanca - La Casa Bosque
Aunque no forman parte de la arquitectura popular, cruces de término y peirones son indisociables del paisaje rural desde la Edad Media hasta hoy, si bien los cambios de los siglos XIX y XX han hecho que estas construcciones hayan perdido su significado.
18452
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-18452,theme-bridge,qode-listing-1.0,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 
Categoría
Patrimonio popular rural
NOMBRE

 

La Cruz Blanca

 

DESCRIPCIÓN

 

Aunque no forman parte de la arquitectura popular, cruces de término y peirones son indisociables del paisaje rural desde la Edad Media hasta hoy, si bien los cambios de los siglos XIX y XX han hecho que estas construcciones hayan perdido su significado. Como señala Rafael Margalé, el peirón sería una construcción de carácter eminentemente rural, forma de pilar o columna, y significado religioso o espiritual con el objetivo de servir de protección religiosa, guía de caminantes o de recuerdo de cualquier circunstancia reseñable que hubiera sucedido en la zona. Mientras tanto, las cruces de término, aunque compartirían también esta función protectora o de guía para el caminante, tendrían además un significado más prosaico: el de servir como símbolo del poder del señor al que pertenecía el terreno sobre el que se levantaban.
Aunque se trata de una reproducción realizada por Manuel Roca en 1962 que sustituyó a la original, la Cruz Blanca es uno de los mejores ejemplos de cruz de término con los que contamos en la localidad. Desde el punto de vista formal, se trata de una cruz que se construye sobre un basamento rectangular, y un pie monolítico sobre el que descansa la cruz. El plinto o fuste de la columna es octogonal, y conserva esculpido justo bajo la cruz el escudo de los Condes de Sástago. Por lo que respecta al crucero que corona la construcción, presenta dos diferentes relieves; el de un crucifijo por una de sus caras, y el de un Cristo rodeado por los símbolos de los cuatro evangelios en el revés. La cruz además se presenta rodeada por motivos vegetales. Como curiosidad, la conservación de cuatro bloques de piedra alrededor de la cruz hace pensar que en algún tiempo la cruz original se encontraba bajo una cubierta.

 

LOCALIZACIÓN

 

Camino viejo a Sástago por Valdelacruz

 

FUENTES

 

Archivo personal de Amadeo Barceló, www.sipca.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies