Espacio musealizado en la Casa Bosque por Serendipia Gestión Cultural - La Casa Bosque
Asociación Casa Bosque es una asociación fundada en febrero de 2017 por un grupo variado de personas de Caspe y comarca cuyo interés es poner en valor el patrimonio histórico cultural de la localidad de Caspe y ofrecer un lugar de encuentro para la dinamización ciudadana, el desarrollo sociocultural y el impulso económico de la zona.
19148
post-template-default,single,single-post,postid-19148,single-format-standard,theme-bridge,qode-listing-1.0,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

Espacio musealizado en la Casa Bosque por Serendipia Gestión Cultural

Una carta manuscrita, un tintero encontrado entre algunos trastos, una llave y un  candado, el último calendario, varias facturas… ¿Qué huella familiar quedaría en tu casa  si dejaras de vivir en ella? 

Y, pensando en esta pregunta, nos embarcamos junto a la Asociación Casa Bosque en el  proyecto de materializar el que es hoy su espacio musealizado. En este espacio híbrido  podréis descubrir la labor de desarrollo rural que hacen desde la asociación, pero también  cómo se ha llevado a cabo la rehabilitación del edificio y, por supuesto, la historia de la  que han sido testigo sus paredes: ¿quienes la habitaron?, ¿porqué el nombre de Bosque?,  ¿cómo llegó la familia a Caspe?, ¿fueron realmente tan importantes en la sociedad  caspolina? 

Pero antes de contaros más sobre este proyecto, nos presentamos. Nosotras somos  Miriam Vera e Isabel Ortín, cofundadoras de Serendipia Gestión Cultural, la empresa  encargada de investigar el contexto de la Casa Bosque y de diseñar su musealización. 

La idea surgió mucho antes de que nosotras aterrizáramos en la vida de la asociación.  Ellas/os mismas/os detectaron la necesidad de explicar al público lo que sucede dentro  de los límites de la casa, de dar a conocer las actividades que están llevando a cabo y de  explicar porqué es importante la rehabilitación del edificio. Y esa fue la razón por la que  se pusieron en contacto con nosotras. 

Juntos decidimos que el mejor enfoque era diseñar un espacio musealizado que narrara  los entresijos de la casa, que invitara a la población a unirse a su labor y que diera unidad a los espacios rehabilitados. 

Gracias a la Diputación de Zaragoza se presentó la oportunidad de materializar esas ideas, y el pasado domingo 19 de diciembre los caspolinos pudieron ver el resultado, una  muestra dividida en cuatro secciones: la labor de la asociación, el contexto nacional y  municipal del cambio de siglo, la historia del edificio y su rehabilitación y la historia de los  principales moradores de la casa: los Bosque.  

Una de las máximas de este proyecto era que el espacio pudiera ser flexible, ya que el  museo iba a convivir con otras actividades de la asociación: coworking, scape room, sala  de reuniones y de conferencias, etc. Es decir, este debía ser un espacio híbrido, que  cumpliera con la función didáctica de un museo, pero que también permitiera a la Casa  Bosque el desarrollo de otras actividades. Pero, además, también era necesario que el  diseño y la metodología utilizada facilitaran a la población una visita guiada autónoma y  libre, ya que la asociación no dispone de personal fijo para guiar al púbico. 

Por tanto, el resultado es un lugar en el que conviven objetos originales de la casa,  fotografías, planos del edificio, una decena de documentos provenientes de diferentes  archivos y las nuevas tecnologías. Y es que a través de códigos QR se puede acceder a dossiers interactivos que explican, de manera didáctica, toda la información recogida  durante estos meses de trabajo.

En el caso del área dedicada a la asociación, se pensó en enfocar su labor desde lo  interactivo, y el resultado de esto ha sido el diseño de un mural participativo que resume  los valores y objetivos del colectivo: espacio de encuentro, rehabilitación de patrimonio  cultural, dinamización rural, interculturalidad, colaboración y emprendimiento e  innovación. Además, se ha destinado también un espacio a agradecer la participación de todas las personas que, de una forma u otra, han contribuido y contribuyen a conseguir  dichos objetivos. 

El segundo espacio, ubicado en el recibidor de la primera planta, es el dedicado al  contexto municipal y nacional que tuvo lugar durante el cambio de siglo. Creímos  oportuno que en esta antesala se explicaran los cambios en la sociedad, los avances  tecnológicos y el ambiente político de esos años, necesarios para comprender el edificio  y, por su puesto, a sus habitantes. Una tarea para la que contamos con la magnifica  colaboración de Amadeo Barceló, historiador del municipio, y de José Fillola y Rubén Sanz,  a la cabeza de la oficina de turismo de Caspe. 

Y, cruzando la puerta de ese recibidor, llegamos al salón del piano, espacio en el que se  pueden conocer diferentes detalles del edificio. Objetos originales de la casa y planos de  la misma se combinan con un dossier digital cargado de información, fotografías y vídeos  que recogen la historia del edificio, su origen y sus diversos elementos y materiales  constructivos. Pero también se hablará aquí de la rehabilitación llevada a cabo por la  asociación, incluyendo aquellos elementos que por razones de conservación han tenido que retirarse. 

El último espacio musealizado es el destinado a los habitantes de la casa.  Desgraciadamente, no se ha podido dar con quienes habitaron el edificio en origen, pero  sí se han unido muchas de las piezas en torno a quienes fueron sus habitantes más  significativos: los Bosque.  

Para ello se han explorado diversos archivos históricos, como el Archivo Histórico  Provincial de Zaragoza, la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica o la Biblioteca Virtual del  Principado de Asturias. No obstante, este proyecto se ha nutrido en su mayor parte de  las conversaciones mantenidas con los miembros de la Asociación Casa Bosque, que ya  contaban con testimonios de vecinos, pero también con historiadores de la zona,  destacando a Lola Bielsa, cuyo trabajo previo entorno a los municipios de Fabara y  Nonaspe ha sido de gran ayuda; y, sobre todo, a Jesús Cirac, quien con anterioridad  trabajó en profundidad la vida de Rafael Bosque y cuyas publicaciones han sido la base  de este espacio musealizado.  

Es por ello que desde aquí queremos agradecer a todas y todos aquellos que habéis  formado parte de este proyecto, pero, sobre todo, a la Asociación Casa Bosque por  confiar en nuestra labor y hacer que todo el proyecto haya sido un gran viaje al corazón  de esta casa.

Desde el siguiente enlace se puede acceder a documentación complementaria y al contenido en formato período con todo el estudio y síntesis realizado que también se puede encontrar en formato papel en la Casa Bosque: Dosier.

Isabel Ortín y Miriam Vera | Serendipia Gestión Cultural

 

No hay comentarios todavía

Escribe tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies